NO TAN RETRASADOS

nina-sindrome-down

 

Años atrás, en unas competiciones de las Olimpiadas Especiales celebradas en Seattle, nueve contendientes, todos con deficiencias físicas o mentales, se colocaron en el punto de arranque para la carrera de las 100 yardas. Al escuchar el disparo de la pistola, todos empezaron a correr, aunque no muy precipitadamente, pero con ganas de llegar hasta el final y ganar. Todos, excepto un niño que tropezó, se cayó al suelo y empezó a llorar.  

Los otros ocho, al oírlo llorar, aflojaron la marcha y miraron hacia atrás. Entonces, para la sorpresa de los espectadores, todos regresaron para asistirle. Una niña con el Síndrome Down se agachó y dándole un beso le dijo:  «Así te encontrarás mejor.»  Entonces los nueve se cogieron de los brazos y caminaron juntos hasta la meta final.

Todos en el estadio se pusieron en pie y aplaudieron atronadoramente un largo rato. Nunca había visto unas olimpiadas tan emocionantes y tan reveladoras de las más altas capacidades humanas. Las personas que estuvieron allí todavía recuerdan lo sucedido.

¡Cuánto nos enseñan estos hermanos «retrasados»!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s