Es buenísimo, retrata totalmente a los estúpidos del “politically correct”, porque una progresía mal entendida nos quiere convencer que matar es “interrumpir la vida”, o robar: “atentar contra la propiedad privada”, y así nos va, deberíamos aprender de Cervantes en el Quijote: “…y por allí pasaba un cerdo que, sin perdón, así se llama…”

Anuncios