JESÚS DISFRAZADO

monjes

En un monasterio en el que la piedad había decaído. No porque los monjes fueran malos, pero sí porque en la casa había un gran aburrimiento, los monjes no parecían felices; nadie quería ni estimaba a nadie y eso se notaba en la vida diaria como una capa espesa de mediocridad.


Tanto, que un día el Padre prior fue a visitar a un famoso sabio con fama de santo, quien, después de oírle y reflexionar, le dijo: «La causa, hermano, es muy clara. En vuestro monasterio habéis cometido todos un gran pecado: Resulta que entre vosotros vive Jesús camuflado, disfrazado, y ninguno de vosotros se ha dado cuenta.» El buen prior regresó preocupadísimo a su monasterio porque, por un lado, no podía dudar de la sabiduría de aquel santo, pero, por otro, no lograba imaginarse quién de entre sus compañeros podría ser ese Jesús disfrazado.

 


¿Acaso el maestro de coro? Imposible. Era un hombre bueno, pero era vanidoso, creído. ¿Sería el maestro de los novicios? No, no. Era también un buen monje, pero era duro, irascible. Imposible que fuera el Mesías. ¿Y el hermano portero? ¿Y el cocinero? Repasó, uno por uno, la lista de sus monjes y a todos les encontraba llenos de defectos. Claro que -se dijo a sí mismo- si Jesús estaba disfrazado, podía estar disfrazado detrás de algunos defectos aparentes, pero ser, por dentro, el Mesías.


Al llegar a su convento, comunicó a sus monjes el diagnóstico del santo y todos sus compañeros se pusieron a pensar quién de ellos podía ser Jesús disfrazado y todos, más o menos, llegaron a las mismas conclusiones que su prior. Pero, por si acaso, comenzaron a tratar todos mejor a sus compañeros, a todos, no sea que fueran a ofender al Mesías. Y comenzaron a ver que tenían más virtudes de las que ellos sospechaban.


Y, poco a poco, el convento fue llenándose de amor, porque cada uno trataba a su vecino como sí su vecino fuese Dios mismo. Y todos empezaron a ser verdaderamente felices amando y sintiéndose amados.

Anuncio publicitario

MENSAJE DEL PADRE PIO A UN ALMA

padre-pio-virgen-maria

 

 

El Padre Pío, durante su vida, se aparecía a muchos por bilocación. Después de su muerte continúa manifestándose a ciertas personas.

Últimamente se ha aparecido a un alma privilegiada.

El Padre Pío estaba rodeado por una luz maravillosa, en medio de flores y circundado de Ángeles. Sus llagas eran luminosas, pero sobre todo la llaga del costado. Sobre el pecho tenía una Cruz, pero sin Crucificado. El Crucificado era el mismo Padre Pío.

En seguida, le trasmitió un MENSAJE que dice así:

 

«Querido hermano… escribe

¡No tengas miedo! ¡Soy el Padre Pío!

¡Viva eternamente Cristo, Rey y Señor de todo el universo!

Desde el trono de mi gloria, te hago llegar mi palabra, mientras estás en el mar tempestuoso de la vida humana, que se debate y nada en el estiércol de toda clase de inmundicias.

    Yo, Padre Pío, amante de Jesús Crucificado, copia viviente de su vida crucificada, tengo el permiso de comunicarte todo lo que me sucedió apenas expirado.

     El Omnipotente Dios; justísimo y amabilísimo, permitió que mi alma permaneciese todavía tres días en el globo terráqueo, a los píes del Tabernáculo, para reparar todas las irreverencias que se habían cometido en el lugar santo de Dios, a causa de mi presencia atendiendo la gente.

    El haber quedado tres días a los pies del Tabernáculo no significa pérdida de la santidad que la infinita bondad de Dios tuvo a bien concederme.

    En el momento de mi tránsito, comprendí a la luz de Dios, la necesidad de un acto completo de reparación por todas las almas que, durante tantos años, cometieron por mi causa muchas faltas de reverencia delante del Santísimo. Sacramento..

          El alma enamorada de Dios, conociendo a la luz del Sol Eterno que se aproxima la  belleza de Dios, se precipita por si misma a dar al Señor el último testimonio de amor y reparación. Por lo tanto no hay que maravillarse por aquellos tres días de reparación. Al mismo tiempo fui hallado digno de ser semejante a Cristo hasta en el ingreso en la fulgente gloria que me esperaba.  ¿No permaneció Cristo tres días y tres noches en el sepulcro? El cuerpo virginal de nuestra dulcísima Madre Inmaculada,      ¿acaso no quedó en la tierra tres días y tres noches?  Inescrutables designios de Dios que la razón humana no puede comprender!

      Durante ese tiempo, el alma Santísima de Jesús gozaba de la gloria beatífica de la Divinidad en el seno de su Padre Celestial; en cambio para mí, los tres días pasados al pie del Tabernáculo fueron bastante penosos.

        Después, el alma emprendió su vuelo, deteniéndose en las mansiones de la gloria para contemplar toda la grandeza de un Dios Omnipotente. Luego franqueé el último umbral donde el alma abismada, contempla todos los arcanos que se gozan en el Paraíso.

No hablo del gran premio que he merecido por tantos sufrimientos soportados en la tierra, pues, si me fuera posible, hubiera preferido quedarme en la tierra para sufrir hasta el fin del mundo para reparar por la gran Majestad de Dios tan ultrajada y para poder salvar todavía más almas.

¡Oh almas negligentes.. .valorad vuestra existencia! ¡Haced de ella un gran tesoro para la vida eterna!

Pero mi misión continuará todavía.. No permaneceré inactivo. Acompañaré a las almas que me fueron queridas y vigilaré a las que vacilen en la Fe. Estaré con vosotros mientras así lo disponga la Divina Voluntad.

¡Invocadme en vuestros momentos penosos, en el tempestuoso valle de lágrimas! Os ayudaré y os asistiré para que no vacile vuestra Fe y deis gloria al Señor que os ha creado de la nada.

      En el Cielo estoy en constante coloquio con Dios para salvar las almas, pero especialmente recurro a la Reina del Cielo y de la tierra junto a Nuestra Señora, desempeño mi misión… Es tiempo de gran corrupción en el mundo, pero es también tiempo de gran Misericordia por parte de Dios, que sigue esperando que sean utilizados sus méritos infinitos.

 

*  *

     «Te he dicho que hice mi Purgatorio al pie del Tabernáculo. Esta ha sido la voluntad del Señor. Habría podido hacerlo más prolongado y de distinto modo.

Mi Purgatorio lo hice en vida sobre la tierra, signado con las llagas de Jesús Crucificado y con el alma continuamente en penosa congoja, semejante a la que padeció Jesús en la Cruz en su dolorosa agonía. He podido vivir tanto, gracias a la asistencia que me proporcionaba el Señor.

¿Quieres saber cuál es mi gloria? Sólo puedes formarte de ello una pálida idea.

Hay gozos paradisíacos que se descubren siempre de nuevo, y uno queda siempre extasiado..: Pero no hay para todos la misma gloria… El alma que ha amado más, que ha sufrido más y que se mantuvo en la verdadera pureza, esa alma es capaz de saborear mucho mejor el misterio incomparable de la Celestial Jerusalén.

 

Yo me hallo junto a mi querido Padre Francisco, rodeado de Querubines y Serafines que entonan el himno del amor y de la gloria.

En el mundo se vive sin Fe, o tal vez con  Fe lánguida..

 

Los que  están más cerca del Señor Podrían trabajar más y embellecer su alma con jugos vitales..

¡Dichosas las almas que, como industriosas abejas, llegan a alcanzar la meta celestial con la corona bien formada sobre su cabeza!

Mientras tanto, en el mundo sólo se piensa en gozar y se peca mucho. Hay amenazas por parte de Dios que se van a cumplir inexorablemente!! Toda la Corte celestial adora a la Omnipotencia Divina y le suplica que se aplaque. Por eso mismo… rogad todos y ofreced sacrificios!»

 

 

«Todos dicen: ¡Ha muerto el P. Pío ! ¡Ha muerto el Padre Pío!

Mas ¿cómo puede llamarse «muerto» al que ha alcanzado la verdadera vida, la eternidad?

El alma inmortal abandona sus despojos mortales, o sea el cuerpo, para gozar de la verdadera felicidad.

Muertos son los que viven alejados de Dios, sin vivir la verdadera vida, esto es; la gracia divina. El alma muerta a la gracia, viviendo en las tinieblas, tiene su cuerpo como un cadáver ambulante, sin consistencia esencial. Toda la vida que anima al cuerpo es la sustancia real emanada de la vida del alma. De ahí que el título de muerte», para los seguidores de Cristo, es absurdo. Se debería llamar «tránsito» «viaje a la casa paterna».

En el mundo se viaja mucho, llevando e! alma en el frágil vaso que la contiene. De ahí arrancan las facultades intelectuales operantes, producidas por el alma.

¡Ay de aquellos que no conocen bien lo que significa pasar de la tierra a la eternidad!

Se experimenta un gran miedo porque no se vive de la realidad vital. Por esto, se da mucha importancia a la humanidad, viviendo a medias.

     ¡Amad la verdadera vida que os conduce a Cristo! ¡la carne debe servir de instrumento para atesorar méritos con miras al viaje que conduce a las bodas eternas! «¡Nada de miedos!» El que sepa viajar, encontrará su triunfo…! El triunfo de haber custodiado bien el tesoro del alma inmortal en unos despojos mortales, terrestres, llamados «cuerpo», el cual también resucitará resplandeciente al final, para gozar de la felicidad celestial. Cuanto más frenemos el cuerpo, mortificando sus fuertes pasiones y manteniéndolo en la pureza, tanto más nos servirá para obrar el bien y tanto más brillará en la feliz eternidad.

La muerte no es tal para los que hayan vivido la vida de Cristo, sino que es vida. El alma es el centro vital de todo el ser humano. Apenas deja, el cuerpo, se lanza como flecha hacia Dios, Fuente de vida para iniciar la vida sin fin… Siendo así, las almas en gracia de Dios no deben experimentar ninguna especie de terror al aproximarse la hora suprema de su encuentro con el Creador».

 

* .*

«Muchas personas me han tenido por áspero… irascible..

¡He aquí el motivo! ¡Cuántas luchas intimas debí entablar contra el amigo del orgullo, que a veces me molestaba fuertemente y, en ciertas circunstancias propicias, me hacía obrar diversamente!

¡Pero no debemos juzgar con facilidad a un alma que humildemente ama, sirve y se sacrifica para la gloria de Dios.

«Querido hermano en Cristo y con Cristo! Te recomiendo ocuparte actualmente de cómo poder honrar siempre más a la gran Madre de Dios y Madre nuestra.

Si estuvieses en el cielo y vieras todo lo impuro que hay en el corazón del hombre, y cómo el hombre quisiera desbaratar los planes de Dios manifestados en la Redención humana por medio de María Inmaculada, tú desearías precipitarte, si te fuese posible, sobre la tierra, para manifestar al mundo la verdad infalible del Verbo Encarnado en el seno purísimo de la Virgen María, por obra y virtud del Espíritu Santo.

Sin embargo, sabiendo tú todo lo que hay en el mundo no puedes llegar a comprenderlo plenamente, por no encontrarte en el eterno esplendor de Dios.

¡Cuánta consternación y aún miedo, para expresarme de un modo humano, no deja en nosotros la Infinita Justicia de Dios, dispuesta a actuar al ver vilipendiada y ultrajada su Infinita Majestad!

Tú, querido hermano, querrías comprender cómo los Bienaventurados pueden gozar y al mismo tiempo sentir consternación y miedo: vete sabiendo que, siendo nosotros felices en el Cielo, nos vemos obligados a valernos de modos terrenos para hacernos comprender mejor.

¿No fue necesario que se humanizara el Verbo de Dios, Jesús, para salvar a la humanidad? Por lo tanto, no es nada extraño que nosotros nos manifestemos tristes y doloridos, y que podamos estar horrorizados ante la terrible desventura que afectará a toda la humanidad, contaminada con la culpa y sin posibilidad de salvación.

Los ángeles, aun siendo puros espíritus, cuando se aparecen, ¿no tornan acaso formas humanas? Todo es posible para Dios, cuando El lo quiere.

La manifestación dolorosa debe aparecer en proporción con la redención de un Dios Omnipotente, de tal modo que el hombre tome conciencia del horror que despierta en Dios su presencia tenebrosa.

Cuando el cielo está sereno y brilla el sol, el hombre se siente feliz de poder obrar cómodamente, sin encontrar obstáculos; pero cuando el cielo se presenta oscuro y amenaza con una lluvia torrencial, entonces sí que el hombre toma precauciones de defensa. . . siempre y cuando lo quiera.

¡Cuántas manifestaciones  nefandas de libertinaje inmoral!

Los malvados, queriendo encubrir su corrupción, pretenden ofuscar o anular los atributos de Dios en la creación y Redención del hombre caído y luego depravado con tantas infamias.

El mundo camina en tinieblas!. No hay medio de escape! Debería ser castigado y reducido a la nada, con más razón que Sodoma y Gomorra!

No tardéis en destilar sobre las almas un poco de luz del cielo! Pero antes que nada, esta luz deberían recibirla las almas consagradas…   aseglaradas…, que pretenden cambiar el Maná Celestial por las bellotas de los animales inmundos!

 

 

«¿Qué sucederá en el mundo?   Nuestra felicidad del Cielo está invadida por gemidos angustiosos, por cuanto todos tenemos en la tierra seres humanos que nos pertenecen.

¡Apresúrate! ¡No te detengas en reflexiones! Escribe. . . habla. . – sacude los corazones que quieren sumergirse en el barro!!!

Son, ante todo, nuestros Hermanos Consagrados los que hacen amargo el «Pan de la Vida», por cuanto comienzan a corromper su conducta.

¡Qué trágica perspectiva!… ¡Qué Babilonia de visiones!… La hora es gravísima y serán ellos los primeros en ser envueltos en la tormenta, por cuanto a causa de ellos ocurre tanto mal en el mundo.

 

Pon en práctica tu programa: 

lº Manifestar al mundo el Dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María;

2º Proclamar que las almas consagradas al no querer seguir las normas de la pureza y de la continencia virginal, no son dignas de permanecer en el servicio de Dios junto a los Santos Tabernáculos.

Hace falta mucha oración, un poco de penitencia, mayor unión con Jesús Eucaristía, mayor dedicación al desagravio. Se necesitan víctimas de reparación, almas Hostias, almas puras.  El sufrimiento de las almas puras penetra en los Cielos.

¡Que no duerman los fieles! Preocúpense de los intereses del Creador, eviten los pasatiempos inútiles la televisión prolongada!

    ¡Privaciones. .. penitencia. . . celo por la gloria de Dios!!

**

      «Te propongo todavía manifestar al mundo dos problemas importantes que tanto se valorizan en la Gloria Beatífica, en la cual nos encontramos. Si nos fuera dado bajar a la tierra, estaríamos dispuestos a volver a ella, para hacer méritos y llenar, cada uno de nosotros, aquellos huecos grandes y pequeños pasados inútilmente en tiempos perdidos.

Dios ha creado a los hombres, no para disiparse en el tiempo, sino para salvarse y santificarse por medio del tiempo, empleándolo para la Patria Celestial que los espera a todos.

        Es la pérdida del tiempo pasado inútilmente en el pecado, lo que gradualmente arrastra al infierno. Este es el primer problema: evitar la pérdida del tiempo.

      El segundo es, inculcar la necesidad de vivir en la presencia de Dios. ¡Qué importante es vivir en la presencia de Dios!  

      El mismo Señor dijo a Abrahán al constituirlo padre de grandes generaciones:

       «¡Anda en mi presencia y sé perfecto!»

José, hijo de Jacob, invitado a cometer el mal en casa de Putifar, se rehusó a ello enérgicamente diciendo: ¿Cómo puedo yo cometer una mala acción en la presencia de mi Dios? – A consecuencia de ésto fue calumniado y recluido en una cárcel.

Pero el Señor estaba con José y lo premió, haciéndolo grato al director de la cárcel, quien le confió los demás presos que quedaron todos a sus órdenes.

Además, el Señor le premió dándole el don de profecía y así salió de la cárcel y fue constituido virrey de Egipto.

La casta Susana, invitada a pecar, al pensamiento de «¡Dios me ve!», pronunció su «no» rotundo. Los tentadores, burlados, inventaron una calumnia y la condenaron a muerte.

El Señor quiso premiarla, y mandó al Profeta Daniel para descubrir la calumnia. Fueron condenados los acusadores de Susana y ella fue liberada de aquella inefable calumnia que debía conducirla al martirio.

      ¡Problemas importantísimos son éstos de los últimos tiempos, tan pecaminosos y tan llenos de escándalos! Se vive como si Dios no existiese y aquellos que conocen la existencia divina intentan huir de la mirada de Dios, a fin de ahorrarse preocupaciones en la justificación de su conducta extraviada.

Muchas almas se hartan de conocer y saber lo que yo he dicho o hecho en San Juan Rotondo, pero no logran decidirse sobre una base firme y convincente.»

 

 

«Te recomiendo insistir para hacer progresar el amor y la preocupación hacia aquel acto supremo del infinito amor que prodigó Jesús dándose a Sí mismo todo entero y sin límites a las almas.

¡Que se sienta esta gratitud hacia Jesús Eucaristía y que se ponga en práctica!    El Tabernáculo es la fuente de la vida; es sostén, paz, ayuda y consuelo de las almas fatigadas!

¡Se debe ir a Jesús con verdadera fe y no por rutina como para olvidarlo cuanto antes! ‘Vivir de la fe, de aquella fe viva que eleva las almas a las cosas sublimes, en vez de sumergirse demasiado en la tierra!.

El mundo es un lugar de tránsito. Se debe saber luchar para desprenderse de las cosas fugaces.

Si las almas no se acercan con frecuencia al Fuego Eucarístico, permanecen frías, sin aliento, tibias, sin méritos. Y ¿qué consuelo puede recibir Jesús de esas almas que no tienen la fuerza de volar sobre todo lo creado?

Debemos vivir firmes en la convicción práctica de nuestra obligación de amar y servir al Señor.

¡Oh, si las almas conociesen bien y apreciasen el gran don de Dios que se quedó viviente en la tierra, cómo vivirían la vida de otro modo!

     Del Tabernáculo se sacan todos los tesoros: el alma se santifica y vive transformada en Dios. Si no se experimenta hambre y sed de Dios Vivo, se vive una vida vacía, obscura, que no hace ningún progreso.»

padre-pio 

«Se me atribuyen milagros, profecías, bilocaciones, estigmatizaciones, etc. Pero yo no fui otra cosa que un indigno instrumento del Señor. Sin la lluvia que cae del cielo la tierra no produce más que cardos y espinas.

En cierto modo, Jesús debe servirse de algún alma para demostrar al mundo su existencia y su omnipotencia. A muchas almas ha dado el Señor abundantes gracias, pero después se las retiró porque Él quiere ser correspondido. La semilla debe germinar… el terreno debe ser fértil. Solamente se necesita acoger a Dios que llama a la puerta y, si no se le abre generosamente para recibir su visita.. . pasa de largo … no se detiene a hospedarse. Exige cierta disposición que es un deber. El resto lo hace Él y sabe hacerlo bien.

          Mas el alma que busca y desea la visita de Dios, tiene que apartarse del bullicio del mundo.

       El buen Dios me encontró a mí….. solitario y en oración. Llamó a la puerta de mi corazón y yo lo acogí, pensando que era un deber el hospedar al Señor que me había creado.

     Amar a Dios es el mayor deber de la vida, y yo lo comprendí desde niño, como lo comprenden aún muchos niños, todavía no emponzoñados por el mundo.

         ¡Son las familias las que tienen la puerta cerrada a ¡a luz del sol!

         ¡Son las familias que malgastan tiempo junto al televisor, en presencia de sus pequeñuelos! Esperan con ansia los programas interesantes sin preocuparse de los niños, que van asimilando tanto veneno en sus inocentes corazoncitos… y por esto el Señor pasa de largo!

   ¡Así es el tiempo presente: el paso de Dios, sin darle la oportunidad de detenerse!

Y después… ¡pobres familias que de un hogar hacen un foco de rebelión!

Yo, por la gracia de Dios, he cumplido mi jornada y creo haber cumplido con mi deber en dar al Amor todo lo que Él por amor, me ha dado a mí a lo largo de su Calvario.

¡Si supiéramos cómo resulta cien veces centuplicado por Dios todo acto, aún el más mínimo, hecho por su amor! A todos los miles de personas que acudieron a verme en San Juan Rotondo, sin reparar en incomodidades y sacrificios, les pregunto:

¿Habéis cambiado de conducta? ¿Qué frutos habéis sacado de haberos acercado a un pobre siervo de Dios? Si todos hubieseis cambiado, habríais llevado la luz al mundo. Vuestros contactos conmigo han dado escasos frutos, pues de otro modo el mundo no empeoraría constantemente.

 Reflexionad: Si la semilla enterrada en el surco no muere, no echa raíces; si el hombre no muere a todas las inclinaciones de la carne, no puede tener vida.

El hombre y la mujer, en el paraíso terrestre, no supieron luchar ni vencer en la lucha diabólica del orgullo y cayeron vencidos en las garras de Satanás. Su pecado pasó a todas las generaciones hasta el fin del mundo, y de ahí que la lucha siempre revive en el hombre, como consecuencia del pecado. Como un padre desnaturalizado, llevando una vida escandalosa, corrompe a sus propios hijos con su mal ejemplo, así Adán pervirtió al mundo.

Lo que en estos momentos te estoy anunciando, tú, querido hermano, puedes libremente referirlo, ya que es urgente que la humanidad sea sacudida y despierte. Que no duerma en el pantano de la culpa; que reconozca la omnipotencia de Dios tres veces Santo, y que de su corazón mane leche y miel en vez de odio.

Los castigos, se los procura el hombre con sus actos de rebelión contra el Dios Altísimo. El hombre, abandonado a sí mismo por parte de Dios, se encamina hacia el abismo de toda clase de perdición.»

 

*  *

 

«Escribe también esto:

No se comprende bastante la importancia del alma cuando debe comparecer ante la Infinita Majestad de un Dios Juez.

Aún algunos Santos, aunque de excelsa santidad, han demorado por unos instantes su entrada en la gloria eterna a causa de algunas cositas que parecen nada a los ojos de los hombres.

¡Cada alma debe corresponder a los talentos dados por el Señor!

Te dejo oh hermano, este legado: El Crucifijo, la Eucaristía, el Corazón Inmaculado de María y las almas que hay que salvar !!!»

 

AQUÍ-ALLÁ

aqui-alla

Si este blog ( http://aquialla.wordpress.com ), cuya lectura os aconsejo encarecidamente, fuera un medicamento en el prospecto pondría: Sólo para personas en búsqueda espiritual, sin alergia a Dios, solo para sensibilidades especiales, solo para personas que no se extrañen de lo insólito. Absténganse infectados de materialismo hasta la médula. Especialmente indicado para mentes con un punto candoroso…

Se trata de una especie de foro de padres que han perdido a un hijo, y donde se pueden leer diversas comunicaciones desde el más allá* de estos hijos con sus padres, creo que más o menos es eso. La verdad es que suena como una locura, una ida de olla, pero si por un segundo somos capaces de aparcar nuestro escepticismo pudiera ocurrir que consiguiésemos esa cosa tan difícil que es rozar lo sublime. Incluso si no superamos la incredulidad y tomamos estos textos como invención no es nada desdeñable su lectura… (Especialmente os aconsejo “El cartero de Pierre” y “Hacia el sol de Dios”)

Caí por casualidad en este blog y me enamorado de muchas cosas que he leído en él. Estas palabras se deben leer como beben las gallinas, beben un poquito y suben la cabeza, poco a poco, interiorizando cada expresión. Todavía no he leído todo y pueda ser que encuentre cosas que no me gusten pero hasta hoy es para mí un agradable descubrimiento.

Al igual que un sumiller nos aconseja un vino de una añada especial yo os aconsejo esta lectura. Creo que eleva el espíritu, es mi humilde opinión…  Ya me comentaréis que os parece.

Os mando un sincero abrazo a todos.

*es exactamente lo que quiero decir.

Aquí os transcribo la presentación que en “Hacia el sol de Dios” nos hace el propio Arnaud…

Lector,

Muchas veces, me creas una tarea insuperable.

Hombre incrédulo y cerebral, has seguido siendo Adán, cuando Cristo ya ha venido.

Yo sólo soy un ser humano, convertido en pequeño mensajero por voluntad divina, y tú ni siquiera eres Nicodemo a quien Jesús respondió: «Cuando os hablo de cosas de la Tierra, no me creéis, ¿por qué ibais a creerme cuando os hablo de cosas del Cielo?»

Os aseguro que esta tarea es insuperable: Me preguntas: «¿Y cuál es ese viento misterioso que sopla donde quiere y del que no se sabe ni de dónde viene ni adónde va?»

Vuelve a leer: «El Viento de Dios.» No puedo responder de otra manera o mejor. He hecho mi trabajo, haz ahora el tuyo…

Créeme, yo sé donde estoy y adonde voy, y aunque conozco de donde vienes tú, no sé adonde vas, pero tal vez sea conmigo…

Arnaud

 

 

DOS ABUELOS PIERDEN LA CUSTODIA DE SUS NIETOS QUE SON DADOS EN ADOPCIÓN A UNA PAREJA DE HOMOSEXUALES.

homosexuales

EDIMBURGO, 05 Feb. 09 / 12:43 am (ACI)

Dos abuelos en el Reino Unido de 59 y 46 años respectivamente fueron «informados» de su incapacidad por edad para cuidad a sus dos nietos, un niño de 5 años llamado «Josh» y una niña de cuatro llamada «Chloe»; y por esta razón fueron dados en adopción a una pareja de homosexuales.

Los niños, que inicialmente estaban bajo la custodia de los abuelos mientras su madre luchaba contra su adicción a la heroína, aún no salen de su asombro. En declaraciones a la revista The People, el abuelo, no identificado por la publicación, señala que el día que los trabajadores sociales se llevaron a los pequeños «fue el peor día de mi vida«.

«Chloe era pequeña todavía y pese a que le decíamos que la veríamos pronto, no cree que haya comprendido del todo que esa noche no la acostaríamos en su cama. Pero Josh si sabía y estaba llorando. Me agarraba y me decía ‘por favor abuelo, no me mandes lejos. Quiero quedarme con mi mamá'».

Hace dos semanas, los abuelos se enteraron de que los pequeños estaban siendo dados en adopción a una pareja de homosexuales.

«Si hubiéramos sabido cómo terminaría todo, que los trabajadores sociales iban a elegir a una pareja sin madre para ellos y que eso debía gustarnos o aceptar la posibilidad de no verlos de nuevo, nunca habríamos dejado de luchar«, comentó entristecida la abuela; quien con su esposo fue a los tribunales por este caso 4 veces y debido a algunas amenazas de los servicios sociales y a la falta de dinero tuvieron que abandonar su empeño.

La abuela, que tampoco es identificada por The People, señala que sus nietos «eran muy felices aquí. Sabían que eran amados y que estaban seguros». Los niños ahora están con una madre sustituta y están siendo «adaptados» poco a poco a sus nuevos padres homosexuales.

Según The People, los abuelos afirman que los trabajadores sociales los amenazaron con restringirles el acceso a los pequeños si se oponían a la adopción homosexual. La semana pasada se les informó que no verían nunca más a sus nietos porque habían hecho público que les habían sido retirados de su custodia para dárselos a dos homosexuales.

LEOPOLDO ABADÍA. DECENCIA.

camdessus

Michel Camdessus, economista.

 

El Council se reúne y mi vecino de San Quirico dice que no está de acuerdo con Camdessus (II)

Los componentes del Council están entusiasmados. Un hijo me envía un SMS inmediatamente: “Cuenta conmigo para dar ideas. Y sobre todo, para la cena-remuneración”.

(A veces, pienso que éstos me quieren por mi dinero, pero no, son buena gente. Lo que pasa es que también hay que animar un poco a la buena gente.)

Y entonces, cuando creo que la cosa puede marchar, me llama mi vecino de San Quirico, a quien hace días que no veo, porque, con esto del libro, ando con muchos viajes.

Por supuesto, la idea del Council le gusta mucho. Pero, como es incapaz de estar un rato sin sacarme faltas, dice que le gustó mi artículo de la semana pasada, pero que hay un punto con el que no está de acuerdo. Y añade: “¡Y a ese Camdessus (lo pronuncia tal cual) le pasa lo que a ti: que no tenéis las ideas claras!”

Al oír eso, me sorprenden varias cosas:

Que mi amigo sepa quién es Camdessus, porque, a pesar de ser un economista muy bueno, ex Presidente del Fondo Monetario Internacional (o quizá por eso), no gasta demasiado en publicidad.

Que sepa lo que dice Camdessus.

Que me ponga a la misma altura.

Y que, además, esa misma altura sea muy baja, porque lo dice en tono insultante.

Resulta que Michel Camdessus ha hecho unas declaraciones a Víctor-M. Amela, en La Contra de la Vanguardia, en las que dice que, para el futuro, propone “tres patas a la vez: regulación, vigilancia y ética”.

Y que yo, en el artículo de El Confidencial del martes pasado, proponía una lista de temas a estudiar y uno era la decencia.

Y mi amigo continúa:

“¿Te das cuenta? ¡El mismo error!:

Para ese señor, tres patas. Y la ética es una de ellas.

Para ti, no sé cuántos temas. Y la decencia, que debe ser más o menos lo de la ética, una cosa más.

Pero, ¿no te das cuenta de que eso va contra esa cacareada unidad de vida de la que tú hablas continuamente?. ¿No te das cuenta de que la ética -y aquí se para y me dice: ¡Escribe ÉTICA con mayúscula! -no es algo a más a más (se le nota la procedencia geográfica) sino LO FUNDAMENTALÍSIMO?”

Consigo despedirme de él. Mejor dicho, consigo que él se despida de mí porque tiene un par de clientes esperando y las cosas no están como para hacer esperar a los clientes. Me dice adiós educadamente y yo diría que hasta con un cierto tono cariñoso, como pensando. “A ver si estos chicos aprenden algo”.

Llamo a un par de hijos míos y se lo cuento. Los dos están de acuerdo con él: que la ética (la moral, la decencia, la honradez, la seriedad, la lealtad…, como le queráis llamar) no es una cosa más. Es LA COSA. Y esa cosa está fallando estrepitosamente. Espectacularmente. Insultantemente.

Y nada de lo que hagamos servirá PARA NADA, si no somos decentes. Y aquí incluyo los tropecientos millones de dólares / euros / libras esterlinas / etc. que estamos dispuestos a echar a la economía para ver si anda o a la gente, para convencerles de que nos voten.

¿Decidimos ser decentes? ¿Lo decidimos tú y yo? Porque

Si tú y yo decidimos ser buena gente, habrá un par de sinvergüenzas menos.

Si tú y yo esperamos que los demás empiecen, puede ocurrir que no empiece nadie. No sería la primera vez.

Y esa es la primera conclusión del Council. Por hoy lo dejo aquí, porque si no, me alargo mucho. Pero tenemos que concretar, TÚ Y YO, en tu vida y en la mía, eso tan general de que hay que ser buenos. Porque

Si no lo concretamos, será una generalización más, que, unidas a las que hemos oído recientemente, podrá ser premiada como la generalización número Un Millón.

Si lo concretamos, habremos empezado a dar pasos concretos.

Si lo concretamos, todo lo que hagamos después (las cosas que aparecían en la lista del artículo de la semana pasada y lo que haga Camdessus) estará impregnado de eso que llamamos ética o como queráis.

Y mi amigo estará contento.

Y se lo dirá a Camdessus.

Y Camdessus estará contento, porque yo sé que piensa así.

Y, gracias al Council, el mundo, España, Cataluña, San Quirico, mi familia, yo, habremos echado a andar en la buena dirección

P. S.

Cuando digo lo de “Gracias al Council” alguien pensará que se me ha ido la olla y que ignoro a todos los miles de personas que están haciendo cosas buenas por ahí.

No quiero ignorar a nadie. Lo que pasa es que, cuando tienes un amigo como el de San Quirico en el Council, presumes y piensas que si todo el mundo fuera como él, otro gallo nos cantaría y no tendríamos la sensación de que estamos nadando en una corriente viscosa y verdosa de agua sucia y oleaginosa.

Iba a añadir “fétida”.

Pues lo añado.

EL MATÓN DE DISCOTECA QUE SE ENCONTRÓ CON DIOS.

 

 

maton-discoteca

Cómo sabéis os transcribo todo aquello que llega a mis antenas y me parece interesante. Ahí va una historia de esas que no puede explicar solo la lógica si no sumando un elemento sobrenatural… (leído en LA RAZÓN)

Miles de jóvenes católicos en las Jornadas Mundiales de Sydney, el pasado verano, escucharon al antiguo gánster y matón John Pridmore contar su asombroso testimonio de conversión. Nació en 1964 en el East End de Londres. Con diez años, sus padres se divorciaron. «Decidí inconscientemente no amar nunca más», recuerda. «Empecé a robar a los 13 y me encerraron a los 15 en un centro de menores. A los 19 estaba en la cárcel. Me peleaba siempre, y por eso me castigaban en confinamiento. Al salir de prisión, pensé que ya que me gustaba pelear podía usar eso para ganar dinero». Conoció a «unos tipos que parecían tenerlo todo» y le introdujeron en los circuitos de venta de droga, palizas por encargo y tareas de matón de bar y de puerta de discoteca. El dinero fluía. «Dinero, poder, chicas, drogas… Pero aún así había algo que faltaba». Un día pegó una paliza a un rival. Vinieron a buscar a John al pub para vengarse. Hubo pelea, y John acuchilló a su enemigo. Semanas después supo que no había muerto. Pero mientras tanto, con 27 años, dinero y reputación de tipo duro, se hacía preguntas: «¿Por qué no soy feliz?, ¿por qué estoy tan furioso?» Una noche pasó algo, que detalla en su libro «From Gangland to Promised Land». «Estaba en mi piso, sentado, solo. Me sentía deprimido y vacío. Entonces, oí lo que solo puedo definir como una voz. Me decía las peores cosas que yo había hecho. Pensé que era la TV y la apagué, pero la voz seguía. ¿Es que me estaba volviendo loco? Entonces algo hizo ¿clic¿ en mí: era la voz de Dios, mi conciencia. No podía respirar, era como si me estuviese muriendo. Un miedo terrible me aferró. ¿Me voy al infierno¿, pensé. Caí de rodillas y las lágrimas asomaron a mis ojos. ¿Dame otra oportunidad¿, lloré. De repente, un calor increíble se apoderó de mí y el miedo se evaporó. En ese momento supe que Dios es real. Me consumía un sentimiento sobrecogedor de amor. Entendí por primera vez que Dios me amaba». John fue corriendo a casa de su madre, acostumbrada a recibirle borracho. «Mamá, creo que he encontrado a Dios». «¿A la una y media de la mañana?», dijo ella, frotándose los ojos. Su madre había rezado por él una novena a San Judas. John se confesó y dejó la vida de mafioso. Tenía pendiente una temporada en prisión, que aprovechó para rezar y estudiar. Pasó un tiempo en los peores barrios de Nueva York como novicio de los Franciscanos de la Renovación. Finalmente encontró su lugar en la Comunidad de Saint Patrick, un grupo de laicos evangelizadores en Irlanda. Ahora viaja contando su testimonio a los jóvenes, invitado en colegios de todo el mundo.

JULIÁN TEJUELO (II)

Ya os hablé en un post anterior de mi amigo de la época conquense, me manda más ejemplos de su obra donde se pone de manifiesto que la pintura para él no tiene secretos, aunque es una persona polifacética y también es experto en culturismo y le encanta la música, especialmente la Rocabilly (¿se escribe así?). Un saludo.

P.D.: Para ver las imágenes agrandadas sólo tienes que pinchar una vez con el ratón encima de ellas.

LEOPOLDO ABADÍA ATACA DE NUEVO…

PUES SÍ, DE ÉSTA SALIMOS, Y SALIMOS MEJORADOS…(1)

Merece la pena que perdamos (ganemos) unos minutos leyendo a este hombre. Poco a poco se está convirtiendo en una referencia para mí y espero que para vosotros…

 leopoldo-abadia

Ceno en Madrid con dos hijos míos. No sé qué me pasa, que desde hace una temporada, no tengo ninguna cena-cena, sino una especie de cenas-mítines-sesiones de trabajo que me dejan un poco planchado.

 

A los hijos les ha gustado mucho lo de que de esta crisis salimos, y salimos mejorados. Dicen que deberíamos pegar carteles grandes por la calle, con ese  slogan, para que la gente se animara. Como hay que ser prácticos, calculamos el número de carteles que harían falta y el precio de cada cartel (los quieren en tres colores) y vemos que, con los ahorros de los tres, no llegamos.

 

Como ya saben lo que pienso y, al cabo de los años, he conseguido que lo piensen también (alguien dirá que les lavo el cerebro, pero no me importa nada, y a ellos tampoco), dicen que la salvación viene por la iniciativa privada, o sea:

 

  1. Que de ésta hemos de salir NOSOTROS,  o sea, TÚ y YO. 
  2. Que si en España somos no sé cuántos millones y hasta ahora hemos demostrado que tontos, tontos no somos, nos tenemos que mirar cada uno en un espejo, con lo cual, además de favorecer a la industria del espejo, nos podemos preguntar: “Y tú, ¿qué?”

Uno de mis hijos se pone trascendente y dice: “O sea, lo de Kennedy, aquello de qué puedes hacer tú por tu país”.  Bueno, pues sí, más o menos eso.

 

Pero como, a veces, algunos no saben exactamente de qué país están hablando -San Quirico, Cataluña, Aragón, España,  etc.- quizá es más práctico, aunque menos patriótico, pensar en qué puedo hacer YO por MÍ MISMO. Y como esto  suena  a egoísta (porque lo es), puedo ampliar la pregunta y plantearme qué puedo hacer YO por MÍ  MISMO, por MI FAMILIA y por mis AMIGOS. Y así, poco a poco,  puedo llegar a lo del  país que comentaba antes.

 

A mis hijos les preocupa que los Gobiernos no hacen más  que soltar -o decir que sueltan- dinero a troche y moche, pero que luego,  no se ve.  Y se preguntan: “¿Es que no lo  sueltan? ¿Es que siempre hablan de los mismos dólares o de los mismos euros y esas  cantidades no son sumables porque siempre son las mismas?” (En cuanto la gente  se pone a pensar, se hace preguntas. Por eso, hay gobernantes y aspirantes a gobernantes que prefieren que la gente no piense y, para conseguirlo hablan, como decía mi madre, de un modo tan enrevesado.)

 

Y mis hijos se quitan la palabra uno al otro y se hacen más preguntas: 

  1. “¿El resultado de todo este dispendio (mis amigos catalanes le llaman disbauxa) no será que seremos una nación de  señores/as iguales, todos vestidos de gris, con el cerebro vestido de gris y las ilusiones (el que las tenga) vestidas de gris, esperando que el Gran Timonel nos eche comida, quejándonos si no nos la echa y balando miserablemente porque solos nos vemos incapaces de hacer nada?”
  2. Si el  planteamiento es ese, la pregunta que me hacen de vez en cuando sobre qué mundo les  vamos a dejar a nuestros hijos, se contesta muy fácilmente: “Un mundo de señores/as iguales, todos vestidos de gris, etc.”

Porque si somos así y educamos a nuestros hijos así, la contestación es clarísima.

 

Y, además, si sucede que:

 

  1. Entre la multitud vestida de gris hay un  espabilado tan gris como los demás,  pero vestido de azul marino,  porque en la tienda donde se viste se han acabado los trajes grises. 
  2. Y si ese espabilado suelta tres espabiladeces, el rebaño de grises se dirigirá detrás de él, porque pensará que el pastorcete ese les llevará a  verdes praderas, donde podrán llenar su estómago, ya que llenar el cerebro no les importa nada. 

Y el espabiladillo jefe, con su regate en corto, irá metiendo goles a los grises tontos, porque, incluso entre los grises, también  hay clases (clases de grises, por supuesto).

 

Mis hijos me dicen que una vez que ha quedado claro que esto, o los sacamos adelante nosotros o no hay nada  que hacer, tenemos  que pensar de dónde  sacamos el dinero (mi amigo de  San Quirico diría “las perras”, porque está todavía en la época de la peseta y, si me apuráis, en la de los reales de vellón).

 

La iniciativa privada suele sacar el dinero, normalmente, DE SU BOLSILLO. Me lo decía Pep, el dueño del restaurante al que vamos mi mujer y yo los sábados por la noche.

 

Empezó hace 50 años con un chiringuito para hacer carne a la brasa y puso el dinero de su madre (poco) y el suyo (menos).  Abrió el local y el primer día fueron a comer dos personas. Siguieron trabajando  y al cabo de una semana fueron 10 personas.  Y me decía que aquel día, su madre y él dijeron: “¡Esto marcha!” (de paso, también me dijo que, durante tres  años, no hicieron NI UN SOLO DÍA de vacación, excepto el  día de Navidad.)

 

Una vez  que te has jugado todo, viene el momento en que te has de jugar más. Y ahí están los Bancos y las Cajas  de  Ahorro, entidades que, después de ser lo más guay del territorio nacional, ahora son los bichos despreciables que nadie quiere ni saludar. (Aquí iría bien lo que dicen en mi tierra. “Ni tanto ni tan calvo”.)

 

Pues sí, es verdad que hacen falta los Bancos, para que el dinero que les ingresamos nosotros se dirija a prestar  dinero a  más gente, que, con ese dinero, podrá montar más negocios o remozar el cuarto de baño.

 

Los Bancos no andan muy finos ahora. Han hecho bastantes  tontadas. Han prestado billones de pesetas a gente que no parece que eran los clientes ideales, se han  endeudado fuertemente y ahora, los pobres se han quedado con no sé cuántos pisos que no saben cómo vender y no dan crédito ni a la madre que les dio a luz. Bueno, a  alguien sí le dan algún crédito, pero con el aval de todos los de la familia, incluida la citada madre.

 

Esos chicos financieros se reúnen de vez  en cuando con el  Presidente  del Gobierno, que intenta -y fracasa  repetidamente- convencerles de que, como decía un financiero importante  “vuelvan al negocio tradicional”.

 

El Presidente ya no sabe qué hacer. Si les pone sillones cómodos, la gente se queja y dice que parece que están allí para  tomar copas. Si les pone pupitres, la gente se  queja y dice que si se cree que aquello es  una escuela.

 

Pero lo malo no es que la gente le critique (como dicen los cursis, eso va incluido en el sueldo del Presidente, que, por cierto, tampoco es tan alto). Lo malo es que los Bancos no le hacen caso, con lo que el círculo vicioso se cierra y además, se vuelve viciosísimo.

 

La iniciativa privada necesita euros. Y, además, los necesita pronto. Para  que le lleguen los euros al señor de la calle (al que le he llamado “iniciativa privada”, sin ganas de ofender), y dada  la falta de entusiasmo de los Bancos y Cajas, el Gobierno abre la mano y suelta euros. Pero no se sabe por qué, los euros no le llegan al “iniciador privado”. Algo pasa, pero se quedan en el camino.

 

Dicen que:

 

1.     Algunos  Bancos tienen mucha porquería en su Balance y euro que cogen, trocito de porquería que limpian. 

2.     Como están arrepentidos de sus pecados pasados, hacen propósito de la enmienda de nunca más pecar. 

3.     Lo que pasa -dicen- que los pecados pasados los cometieron con señoras (empresas)  gordas y el  propósito de la enmienda lo están cumpliendo con señoras (empresas) pequeñas, que, asombradas y ligeramente molestas, se dicen a  sí mismas: “Yo, propietario de una mercería,  cuando veo que una de las pecadoras gordas  sigue renegociando su deuda con los Bancos, pienso que ojalá fuera gordo, porque iba a  renegociar su padre”.

 

Hasta aquí llegan mis hijos en la cena de Madrid y  como son muy buena gente, dicen que ahora quieren hablar de la familia, que es lo fundamental, pero que tome nota de los temas pendientes, que están desordenados en cuanto a importancia, pero que ya le pondremos el orden más adelante::

 

1.     La decencia

2.     La formación de la gente

3.     Las  pymes

4.     El papel de los Sindicatos

5.     El de las Asociaciones empresariales

6.     El de las Cámaras de Comercio

7.     Los Bancos y las  Cajas

8.     La Banca pública

9.     Los Presupuestos Generales  del Estado

10.  La  financiación autonómica

11.  Las familias

12.  Las hipotecas

13.  De dónde sale tanto dinero

14.  El Presupuesto Base cero, al que ellos llamen la CCLI (Cruzada  contra la imbecilidad)

15.  Los impuestos

 

Y amenazan: “Y más  cosas, papá. Porque si no haces más que decir que tenemos que tener en la cabeza un esquema muy claro (eso que tú llamas ´un modelo´), o lo tenemos completo y no nos dejamos nada, o no servirá”.

 

Como veo que la tarea me sobrepasa, decido en ese mismo momento la creación del Consejo de Asesores Económicos de  Abadía, que en inglés se dice Abadía´s Council of Economic Advisers, ACEA.

 

El Council (que se pronuncia  “cáunsil”) estará  formado  por:

 

  1. Mi mujer
  2. Mis  12 hijos
  3. Los nietos, a partir de los 18 años
  4. Mi  vecino de San Quirico

Se reunirá siempre que haga falta, pero dadas las dificultades que encierra el que tanta gente nos podamos reunir (por  aquello de las fiestas deportivas  de los Colegios, los cumpleaños familiares, y el  obligado acompañamiento a los niños cuando juegan al hockey), los miembros del Council podrán enviar sus opiniones por teléfono  o por  correo electrónico.

 

Sólo será obligatoria la asistencia anual a una cena que celebraremos en el restaurante  del  pueblo cercano a  San Quirico (el de Pep.)

 

Se lo he comunicado a mi vecino de San Quirico. Al principio, le he notado ligeramente celoso porque ahora me inspire en cosas  que me dice mi familia. Pero le he convencido en seguida de que,  lo mismo que ha hecho Obama, yo también he formado un equipo de  asesores fuertes, con opiniones  formadas y con claridad de juicio. Y que en ese equipo él ocupa un lugar sobresaliente.

 

Y como es un tío fenomenal, pasa de la duda a la exultación y, aunque es del Español, dice que  “Aquest  any, sí”  (que es lo que antes decían los del Barça  al  empezar cada temporada.)

 

Y, al ver su actitud y la de los restantes miembros del Council, pienso que igual lo que nos falta ahora es entusiasmo, ganas  de trabajar, juventud, ilusión, alegría,…y que eso, a  los del Council les sobra.

 

Gracias  a  Dios.

 

P.S.

 

1.     Cuando en este artículo hablo de los grises, no me refiero a aquellos delante de los cuales corrió media España, incluso los que entonces no habían nacido. Me refiero al señor  (y a la señora) que es incapaz de pensar por su cuenta, que no tiene criterio, que no sabe por dónde anda ni  por dónde le viene el viento. 

2.     He puesto la  lista de cosas  que me dijeron mis hijos, porque, en teoría, debería ser la lista de los próximos artículos. 

3.     Digo “en teoría” porque nunca  se sabe qué puede pasar y, sea por mi culpa, por la de mi vecino de San Quirico, por la de mi familia, o por la de Zapatero, Sarkozy o Hugo Chávez, algo puede suceder, que me haga cambiar el tema de  algún artículo.

ALGUNAS PERLAS DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA…

 

bart-simpson

Aquí os transcribo algunas de las “perlas” de Educación para la ciudadanía citando la editorial…

«Es preciso que los jóvenes sean injustos con los hombres maduros. Si no, los imitarían y la sociedad no progresaría» (Ed. Mc Graw Hill).

«Hay familias de personas homosexuales, ya sea de dos hombres o de dos mujeres que pueden tener descendencia» (Octaedro). ¿?

«La sociedad moderna no tiene lugar para los ancianos, los cuales tienden a formar grupos en las calles, parques y paseos que adquieren las características de verdaderas subculturas» (Ed. Bruño).

«Evitar todo contacto sexual […], a ciertas edades, es un camino muy difícil de seguir» (Octaedro).

«…Pero una cosa es el sexo biológico con el que nacemos, y otra, la identidad sexual que construimos a lo largo de nuestra vida». (Pearson Educación-Alhambra)..

 «Es más, en la mayoría de nuestras relaciones sexuales intentamos exclusivamente disfrutar, mostrar nuestro afecto, compartir placer procurando evitar el embarazo». (Mc Graw Hill).

 

LLAMAN A LA PUERTA…

jesus-llama3

Un artista había pintado un bonito cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso y reconocido pintor.  Llegado el momento, se quitó la tela que tapaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso.

Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si le respondía alguien desde dentro de la casa. 

Todos admiraron aquella preciosa obra de arte. Uno de los asistentes, una persona muy observadora y curiosa, encontró un defecto un deun en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al autor:   “¡La puerta no tiene cerradura! ¿Cómo se hace para abrirla?“ El pintor le respondió:

         “Te has dado cuenta del detalle, y es cierto que la puerta no tiene cerradura. Esto es así porque esta puerta representa el corazón del hombre y el corazón del hombre sólo se puede abrir desde dentro…”

Esta pequeña historia me hizo reflexionar. Realmente si no abrimos desde dentro la puerta de nuestro corazón Dios no puede entrar en nuestra casa, y como Dios respeta totalmente nuestra libertad, nunca forzará la puerta, sólo se limitará a llamar suave e insistentemente. Y si no abrimos será porque estamos inmersos en el jaleo del mundo que no nos deja oir la llamada, o conscientemente no nos atrevemos a abrir la puerta por miedo.

 ¿Con quién nos identificaremos cada uno? Con el que no oye la llamada, con el que no quiere abrir o con el que abre la puerta alegremente para que pase Jesús… Esa es nuestra elección…