herreraoria

Me gustaría compartir con vosotros la biografía de un gran hombre, un adelantado a su tiempo que supo comprender las necesidades de la Iglesia, como veréis primero se dedicó al periodismo y después se ordenó sacerdote ya maduro llegando a ser cardenal. Fundo entre muchas otras instituciones el CEU y el diario EL DEBATE.

Ángel Herrera Oria (Santander, 19 de diciembre de 1886Madrid, 28 de julio de 1968) fue un periodista y sacerdote español.

Hizo el bachillerato en el colegio de los jesuitas de Valladolid y estudió Derecho en la universidad de Salamanca.

En 1907 aprueba la oposición al cuerpo de Abogados del Estado y le destinan a Burgos, donde reside poco tiempo, pues a los siete meses pide excedencia y se traslada a Madrid, donde hace el doctorado en Derecho en 1908.

Fundador, junto con el sacerdote Angel Ayala, de Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP) en 1910. En 1911, funda la Editorial Católica, editora del diario El Debate en su segunda época, al frente de cuya dirección se mantendría durante 22 años, y de otros diarios regionales.

Durante los años 20 del siglo XX, desarrolla una labor incansable de proselitismo y organización de las juventudes católicas, creando diversas organizaciones juveniles y estudiantiles. En 1926 crea la Escuela de Periodismo de El Debate, una de sus obras más famosas.

Cuando se proclama la II República en 1931 Herrera Oria adopta como táctica ante el nuevo régimen su teoría del accidentalismo, una adaptación prudente ante unas circunstancias adversas, pero que según su doctrina lo que importaba era el contenido y la orientación del régimen y no la forma de gobierno. Esta postura creará polémicas con otros medios como el diario ABC, defensor a ultranza de la institución monárquica.

Cuando se crea Acción Nacional, intentó formar una poderosa fuerza de derecha, luego denominada Acción Popular (por no estar autorizado el empleo del término nacional para designar instituciones u organismos no estatales), Herrera es designado primer presidente de su junta directiva. Presentado como candidato a las elecciones a Cortes Constituyentes por Madrid no resultó elegido.

En 1933 abandona la dirección de El Debate y es nombrado presidente de la Junta Central de Acción Católica, fundando también el Centro de Estudios Universitarios (CEU) y el Instituto Social Obrero. En 1935, dimite de la presidencia de la Asociación de Propagandistas y de la dirección de la Escuela de Periodismo de El Debate y en 1936, antes del comienzo de la Guerra Civil, marchó a Friburgo (Suiza) donde comenzó la carrera eclesiástica en el seminario de San Carlos, siendo ordenado sacerdote el 28 de julio de 1940.

No vuelve a España hasta el año 1943, en que es designado coadjutor de la parroquia de Santa Lucía en Santander. En esta ciudad crea un centro de estudio para sacerdotes jóvenes, del que saldrían varios futuros obispos.

Desde una posición indirecta y de forma vocacional no abandona la política y en 1945 es enviado a Roma y Lausana por el ministro de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo, para sondear la actitud de la Santa Sede sobre un hipotético acuerdo entre el general Franco y Juan de Borbón. Son los tiempos en que no se conoce todavía cual va a ser la actitud de los Aliados, vencedores de la guerra mundial, respecto al régimen pro-Eje de Franco. Asimismo, la Asociación Católica Nacional de Propagandistas colabora activamente con el régimen franquista.

El 12 de octubre de 1947 es nombrado obispo de Málaga. En esta diócesis, a través de sus homilías dominicales, quedó reflejado su pensamiento social, muy influido por la doctrina de León XIII. En esta provincia creó más de doscientas escuelas-capilla rurales, para la formación de jóvenes analfabetos.

En 1958 le es concedido por la Escuela de Periodismo de la Iglesia el título de Periodista de Honor.

Asistió al Concilio Vaticano II participando en los debates sobre El esquema de la Iglesia y el mundo moderno y al cumplir los setenta y cinco años dimite de la sede malagueña a petición del papa Pablo VI y el 25 de enero de 1965 es elevado al cardenalato. A su fallecimiento fue enterrado en la catedral de Málaga.

Anuncios