El 99,9 % de veces que nos quejamos de algo mereceríamos que nos dieran un cachiporrazo en toda la frente.

Anuncios