mapa-socuellamos

David Gistau, lo mejor de El Mundo junto a Raúl del Pozo ha escrito en su columna un simpático artículo en el que aparece Socuéllamos. Convendréis conmigo en que siempre que salimos en los medios a nivel nacional es porque la sonoridad del nombre de nuestro pueblo tiene ecos  paletos y pueblerinos. El gran Tip nos nombraba con frecuencia, (creo recordar que tenía algún lazo familiar con el pueblo), también Martes y Trece y alguna que otra viñeta de Forges. Siempre que nos mientan es por la dicha paletez… De todos modos no nos enfademos. Os paso el artículo como curiosidad. Un saludo.

Siéntase votante americano

EL PSOE ha inventado un sucedáneo de Obama para dar una oportunidad a quienes querrían haber votado en las elecciones americanas y no pudieron por impedimentos tales como ser de Socuéllamos. No está previsto que López Aguilar se embetune el rostro antes de salir al escenario como hacía Al Jolson, el cantor de jazz. Ni tampoco que se haga fotografiar en traje de baño y con una tabla de surf debajo del brazo. Pero su vídeo electoral para las europeas, que divide el mundo en un burdo maniqueísmo de Barrio Sésamo al tiempo que reconoce que nada somos salvo reflejos condicionados por lo que ocurre en los Estados Unidos, no pretende sino parasitar la ventolera histórica de Obama. El liderazgo ya no consiste en encontrar una muchedumbre y ponerse delante, sino en encontrar un líder y ponerse detrás para tratar de vivir de su inercia como un polizón.

Me gusta el vídeo, no ya porque admite que el PSOE no dispone de nada propio con que estimular, sino porque retrata cuán tediosa, periférica y ajena a las ebulliciones de la historia es la condición del votante español. Igual que algunas agencias de viaje venden la posibilidad de sentirse rey o famoso por un día, ya sea en un castillo o en una isla, el señuelo electoral de López Aguilar ofrece un viaje de turismo utópico y de democracia vibrante al Grant Park de Chicago, e incluye en el paquete la experiencia de sentirse votante americano por un día. No está mal, ya que la opción para quien no viaje es tan desalentadora como contribuir a que se alargue la agonía de un proyecto político en extinción votando a López Aguilar, con su quijada de cowboy almeriense en un espagueti-western.

Es verdad que a los electores, para sacudirles la pereza, se les suele intentar convencer de que por el hecho de votar participarán en alguna suerte de destino mayor que ellos mismos. Pero resulta que el PSOE no dispone ahora de ninguno propio, y por eso ofrece tickets de reventa para la aventura de Obama. Otra increíble mutación de principios de un partido que antaño supo atraerse los votos del anti-americanismo y ahora contrata sucursales de la marca Obama como si fueran las de McDonald’s. Aun así, cabe una interpretación triste en todo esto. El votante español que sienta estar ante Obama en el Grant Park sólo por tener en la mano una papeleta de López Aguilar recordará al personaje del chiste que, mientras bebía gaseosa y se masturbaba, decía: «¡Esto es vida! ¡Champán y mujeres!». Esto es vida, Yes We Can y New Deal, y sin salir de Socuéllamos.

Anuncios