Como casi siempre sigo en el vil vicio del “copy and paste”, (copia y pega), no importa, el caso es que Luis y María Jesús me deleitan con esta breve entrada en su blog* y me dan una bofetada moral que me despierta del sopor intelectual y espiritual en el que a veces caigo, han sido de nuevo capaces de poner las palabras exactas a lo que pienso y no se expresar… a continuación os transcribo:

EL MUERTO.

Isabel regresaba del cine indignada. La película planteaba quien debiera hacerse cargo de un niño que se quedaba solo y, como pretendía ser realista y objetiva, la cuestión se reducía a saber quien cargaba con “el muerto” (con el niño).

Nuestra pequeña nietecita hace las delicias de su madre, a la que adora. Isa es feliz. Pero hay quien le advierte que no se está enfrentando a la vida, que se está escapando de la dura realidad que debería vivir como madre soltera (… es la mentalidad de que un niño es “un muerto”).

También yo he sentido a veces el rechazo de los que no soportan la felicidad de una madre de familia numerosa. Al parecer, debería estar llorosa, agobiada, gorda y desaliñada. Pues, tampoco… curioso desacierto!

Y es que la “Nada” que avanza y se come Fantasía, el lado oscuro que ha conseguido dispersar a los caballeros Jedi, el ojo que todo lo ve y quiere someter a la tierra media…. ese monstruo de mil caras que se alimenta de nuestras mentiras… sabe que su principal adversario es la vida que viene, la felicidad que confía y cree.

Por eso, -por todos los medios- intenta hacernos creer que un niño es una desgracia, “un muerto”, y que solo personas que no son realistas ni objetivas lo pueden ver de otra forma. Mentira podrida.

*(http://luisroa.blogspot.com/ os he hablado de él anteriormente, está en mis enlaces en TESTIMONIOS)

Anuncios