He visto en facebook dos grupos: uno de ellos es el que rechaza la visita del papa y otro es contra los grupos llamados homófobos. Esto ha provocado que quiera volver a explicar mi opinión al respecto…

¿Decir que la anorexia es perjudicial implica odio hacia las personas anoréxicas?, ¿debemos defender la anorexia, calificarla de conducta buena y deseable como muestra de amor y respeto hacia las personas anoréxicas?… Reflexionemos un instante sobre ello. Si en las frases anteriores sustituyésemos “anorexia” por “homosexualidad aún sonando distinto vendríamos a decir lo mismo.

Nadie podrá echarme en cara que yo haya marginado o faltado el respeto a ninguna de las personas homosexuales que me rodean o me han rodeado, es más, creo que cuento con la amistad de un grupo bastante nutrido de personas homosexuales (de dentro y fuera del “armario”) y nunca he tenido con ellos y ellas el más mínimo problema. No me duelen prendas decir que suelen ser personas más sensibles y creativas que los heterosexuales.

Todo esto es cierto, pero una vez declarado lo anterior, de dejar claro mi amor y respeto por las personas homosexuales… expreso mi total rechazo a la homosexualidad. Si decir que la homosexualidad es un desarreglo de la conducta implica homofobia aquí mismo me declaro homófobo, pero si declararse homófobo fuera sinónimo de odio o persecución contra las personas homosexuales muy al contrario me consideraría totalmente anti-homófobo.

La conquista de la inteligencia por el ser humano siempre ha venido de la mano de los matices, pensar es distinguir unas cosas de otras, encontrar las definiciones exactas… No quiero caer en la trampa de los que quieren dividir a las personas entre los que pertenecen al lobby gay y entre furibundos apaleadores de homosexuales… por favor no entremos al trapo de dar por válido este reduccionismo.

Lo que me temo es que en este país vamos camino de que los que pensamos como yo pronto no podremos expresar nuestra opinión libremente.

Anuncios