Hoy me he encontrado con esta cita de Chesterton y me ha gustado tanto que no he podido ceder a la tentación de ponerla en mármol y subirla al blog.

Anuncios