Un Macguffin es una expresión acuñada por Alfred Hitchcock que se refiere a una excusa argumental en un guión cinematográfico que sirve como motivación a los personajes y hace que la trama avance, pero que en realidad carece de relevancia por sí misma. En cierto modo desvía nuestra atención del verdadero meollo de la historia, quita presión, entretiene y además sirve, digamos, de relleno.

Pero ahora hablaré de otro tema. Estamos en el mayor interludio sin fiestas en el calendario local. Atrás quedan los carnavales y la Semana Santa y todavía nos queda trecho hasta la ansiada Romería de San Isidro. Como ayuda para eludir el aburrimiento compartiré con usted, desocupado lector, algunas ofertas de ocio que prometen diversión al máximo dentro de las posibilidades que nos brinda este lugar de La Mancha. Así que ahí van, como el caballo de copas, mis propuestas:

  • Propuesta nº 1. Pararnos frente a los carteles de las funerarias para entablar un encendido debate con otros viandantes sobre la identidad del difunto anunciado. Sobre todo los que no llevan foto y que tienen mayor dificultad de identificación ahora que ya no se pone el domicilio del finado.

 

  • Propuesta nº 2. Coger cita con su médico de cabecera, la excusa debe ser plausible para no llegar a levantar sospechas de hipocondría. No pida la cita a primera hora, cuanto más tarde mejor, pero coja tiempo y persónese en la sala de espera no más tarde de las 8:30 de la mañana. Allí podrá departir amigablemente con sus convecinos y se pondrá al día de la actualidad política, deportiva y social de nuestra localidad.

 

  • Propuesta nº 3. Váyase a andar o a correr por los recorridos de costumbre, así tendrá ocasión de saludar a las personas con las que se vaya cruzando: alzando las cejas, con un “hey”, un “andar con Dios” o el estilo de saludo más adecuado a su estatus y educación. La diferencia entre correr y hacer running la dará el atuendo que usted lleve y los aparatos con que aliñe su indumentaria deportiva (cuentapasos, pulsera de control de las constantes vitales, cámara GoPro, zapatillas con microchips, etc.).

 

  • Propuesta nº 4. Acuda a las sucursales financieras más concurridas en día del cobro de la paga con la excusa de poner al día su cartilla. Allí encontrará interlocutores con los que podrá despacharse a gusto sobre lo mal que está todo, la crisis, la corrupción, etc… No olvide hacer observaciones sobre el clima hablando de las lluvias, el frío y la nieve que había “antiguamente” a pesar de que usted no llegue a la treintena.

 

  • Propuesta nº 5. Si tiene niños en edad escolar, es importante llevarlos siempre al cole en coche, aunque vivamos a una manzana del centro educativo y el ‘niño’ ronde los 16 años. Llegaremos en hora punta, detendremos el vehículo en medio de la calzada interrumpiendo el tráfico, y nos bajaremos a ayudarle a bajar la mochila (no sea que se haga daño), le daremos dos besos y las instrucciones pertinentes. Enseguida se acercará un agente del orden con el que podrá despacharse a gusto expresando su disgusto e indignación por atreverse a llamarle la atención.

 

  • Propuesta nº 6. Visite un taller de confianza, si es invierno colóquese junto a la estufa y permanezca allí durante toda la mañana. Cuando el mecánico se dirija a usted para decirle que qué quiere usted le responderá que atienda a otros clientes que no tiene prisa. Opine sobre todas las averías como si supiera más que el mecánico (esto suele agradarles mucho) y recuerde casos de averías que le hayan ocurrido a usted a lo largo de su vida aunque no vengan mucho al caso.

Espero que estas propuestas le sean útiles y que su existencia se llene de estas emocionantes experiencias que ampliarán sus horizontes vitales.

Y poco más que decir, que nada, pues eso, que un Macguffin.

Anuncios