Para darnos cuenta de que no tenemos derecho a quejarnos. Escuchando a esta mujer podemos constatar que a veces nos ahogamos en un vaso de agua. Tomemos ejemplo de ella, sobre todo de la normalidad y la alegría.

PARTE 1

PARTE 2

PARTE 3

PARTE 4

Anuncios